Tour privado en Valldemossa y Sóller

Descubre los pueblos con más encanto de la Serra de Tramuntana.

Visita guiada con guías oficiales acreditados de Mallorca Premium Tours

Valldemossa

¿Te gustaría visitar dos de los pueblos más bellos de Mallorca?

Horario

Lunes - Sábado: 10:00

Duración

8 horas (aprox.)

Inicio y fin

Flexible (zona de Palma)

Grupos

Opción 1: 1 - 4 personas Opción 2: 5 - 15 personas

Precios

Ver precios

VISITA GUIADA POR VALLDEMOSSA Y SÓLLER

¡La Serra de Tramuntana te la da bienvenida! Descubre dos pueblos más bellos de la Serra de Tramuntana: Valldemossa y Sóller.

Valldemossa, pueblo natal de la única santa mallorquina: santa Catalina Tomàs destaca por sus calles empedradas y su tranquilidad. La devoción por la santa es tal que en la entrada de todas las casas y negocios locales podemos encontrar una pequeña placa cerámica con la imagen de la santa y la frase Santa Catalina Tomàs pregau per nosaltres (“Santa Catalina Tomàs rogad por nosotros”). Además no hay que olvidar su edificio más emblemático: la Cartuja de Valldemossa, antiguo palacio real del siglo XIV, transformado en monasterio cartujano en el siglo XV y actualmente museo; ni tampoco su dulce más exquisito: la famosa Coca de Patata, espectacular con un chocolate caliente en invierno y un granizado de almendra en verano.

Sóller situado en un valle conocido como “Valle de las Naranjas”. En Sóller destacan los edificios modernistas, construidos en el siglo XX por sollerics que hicieron fortuna en el extranjero (Francia, Bélgica y Suiza entre otros). Dos de los edificios modernistas más impresionantes es la actual casa-museo Can Prunera y la iglesia parroquial de Sant Bartomeu conocida como la “Catedral de la Montaña”.

Este tour por la Serra de Tramuntana incluye un guía oficial + transporte privado (con chofer y aire acondicionado).

QUÉ VER EN VALLDEMOSSA

Valldemossa es probablemente uno de los pueblos más bonitos de Mallorca.
El topónimo Valldemossa tiene su origen en el siglo X, cuando tropas al servicio del Emir de Córdoba y al mando de Issam Al-Khawlaní, conquistan las islas y reorganizan el territorio 13 clanes familiares llamados “juz”, dando lugar a nuevas denominaciones de las tierras conquistadas. Estos “juz” eran distritos administrativos que abarcaban diversos grupos tribales que se dedicaban a la ganadería. Casi todos los “juz” tenían la misma extensión, excepto Manacor (Manqur) y Monturi (Muntuy) los cuales eran mucho más grandes que el resto. acondicionado).

Este lugar fue llamado Wadi Muza, o el valle de Musuh, Señor de estas tierras. Esta alquería pertenecía al ajka (pl. juz) de Bunyula-Musu. Con la conquista Cristiana al mando del Rey Jaume I, este topónimo se mantuvo y así lo acredita El Llibre de Repartiment. Así pues, la alquería del valle de Mussa, es el nombre que más tarde derivará en el actual Valldemossa.

Actualmente se considera patrimonio de la humanidad por la UNESCO desde 2011. Un pueblo rodeado por olivos, almendros y algarrobos donde podréis encontrar las cerámicas pintadas de Santa Catalina Tomàs en todos los portales de las casas y negocios con la frase “Orad por nosotros”; o degustar la típica Coca de patata hecha con patata hervida, huevos, harina de fuerza, aceite, manteca de cerdo, azúcar, levadura y azúcar glas. 

LA CARTUJA DE VALLDEMOSSA:

La Cartoixa es el edificio más emblemático del municipio.

En el año 1309, Jaume II, rey de Mallorca, mandó edificar el palacio sobre un monte llamado Es Pujol, en el mismo lugar donde posiblemente el moro Muza, señor del valle, tenía su residencia de verano.

El tercer y último morador del palacio fue el rey Jaume III, sobrino y heredero del rey Sanç. El palacio se empleaba en temporada de caza y como residencia real en verano. Después, tras la conquista aragonesa en 1343, el palacio quedó en desuso por la lejanía de la corte aragonesa.

La historia de la Cartuja se inicia cuando el rey de Aragón, Martín el Humano, protector de los cartujos, orden fundada por San Bruno, cedió en 1399 a estos monjes el palacio del rey Sancho, para que se fundara la cartuja.
El primer paso fue adaptar el palacio real a convento; la prisión se convierte en refectorio (comedor común de conventos, monasterios y algunos colegios); la iglesia ocupa la cocina del palacio; la plaza de armas se transforma en cementerio; en su entorno se edifica un claustro. La obra nueva se llevó a cabo entre los siglos XVI-XVII con la construcción del claustro de Santa María, con sus celdas, la sala capitular y del infierno o habitaciones destinadas a las mujeres parientas de los frailes.

La desamortización del gobierno liberal en 1821, pone en venta el monasterio y el convento. La cartuja se divide en 47 partes de las que 27 son calificadas como casas. Restablecido el gobierno absolutista en 1823, éste revoca la orden anterior y los bienes de la iglesia retornan a sus propietarios. A la muerte de Fernando VII se reinicia el proceso de desamortización. Una vez expulsados los monjes por la ley del ministro Mendizábal 1835 y efectuada la posterior subasta pública, el proyecto se extingue, quedando las obras a medio terminar.

Pasados unos años, la Cartuja es adquirida en subasta pública por el banquero Eliseu Canut, exceptuando la iglesia, la sacristía, la farmacia y la sala capitular, que pasaron a ser propiedad del obispado. Nace entonces la Cartuja residencial, en la que se alquilan celdas a visitantes.

Años después, con la llegada del turismo, el conjunto de la Cartuja pasa a ser un museo explotado por una sociedad civil de propietarios. Actualmente la Cartuja está dividida en 9 partes. Frédérick Chopin y Aurore Dupín (George Sand), vivieron en una de sus celdas durante el frío invierno valldemosín de 1838 a 1839.

QUÉ VER EN SÓLLER

Es uno de los municipios más pintorescos de la Serra de Tramuntana en Mallorca. Su nombre es de origen árabe y significa “Valle del Oro”.
Su economía, hasta mitad del siglo XIX se centró en el cultivo de hortalizas, olivos y cítricos; hay que señalar que sus naranjas son famosas en toda la isla, y por ello esta zona se conoce como el “Valle de las naranjas”.

Tres de los mayores atractivos de Sóller y de su puerto son los edificios modernistas, el tren y tranvía de 1912 y 1913 respectivamente y la fiesta de Es Firó.

Igual que en Palma, en el municipio de Sóller podemos encontrar edificios modernistas, los cuales fueron construidos por emigrantes sollerics, que después de una terrible plaga que afectó terriblemente a los naranjos en 1865, migraron al sur de Francia, Suiza, Bélgica donde hicieron fortuna. Años después regresaron como nuevos ricos y decidieron construir casales con el estilo imperante: Art Nouveau. Algunos de los edificios son el casal Can Prunera, el banco de Sóller, creado en 1889 para guardar el capital de los nuevos ricos; y la nueva fachada de la iglesia parroquial de San Bartolomé de Joan Rubió y Bellver iniciada en 1904 y terminada en 1947.

Otro de los elementos que hacen de Sóller y el puerto de Sóller dos de los sitios más emblemáticos de Mallorca son el tren de 1912 y el tranvía de 1913. El tren de inauguró el 14 de abril de 1912 y servía para conectar Sóller con Palma y con el resto de la isla, ya que hasta el s. XIX fue uno de los municipios más aislados de la isla.

Y finalmente, debemos hablar de Es Firó, la fiesta más importante y más conocida del municipio. Recuerda el saqueo pirata que sufrió Sóller el 11 de Mayo de 1561 por parte de corsarios argelinos comandados por Oxali y Yusuf- Arrais quienes formaron una escuadra muy potente con veintidós galeones para atacar Mallorca. Esta fiesta se celebra la segunda semana de Mayo, en ella tienen lugar cuatro batallas (2 en el Puerto, 1 en La Huerta y 1 en la plaza del pueblo).

QUÉ VER EN DEIÀ

Con su imagen bohemia y pintoresca, es uno de los rincones con más encanto de Mallorca. El pueblo se encuentra apostado en los pies de una ladera, con casas aglomeradas y regalando unas maravillosas vistas al Mediterráneo. Este paraíso combina su belleza natural y la armonía social junto a otros placeres terrenales. Este hermoso pueblo no ha pasado desapercibido para artistas, escritores y creativos que han decidido alojarse en Deià y buscar allí su fuente de inspiración. Aprovechad a descubrir el museo arqueológico, el museo parroquial o el cementerio municipal que se encuentra detrás de la iglesia.

Sus primeras menciones datan del siglo XVII. En él se encuentran las tumbas de las diferentes personalidades y artistas que han muerto en Deià, como los del escritor y poeta inglés Robert Graves, fue él que dijo la famosa frase “«Amo a Mallorca, por la fruta de mi jardín, el olor de la madera de los olivos, el sol entre las rocas del Teix, el ruido de las ovejas por las noches».

Otra opción es acercarse hasta la Torre de Sa Pedrissa, una antigua torre de vigilancia desde la que podremos ver una inusual vista de Na Foradada. Para acceder a la torre deberemos desviarnos a la izquierda antes de llegar a la cala, en la pequeña urbanización, hasta llegar a una barrera. En el margen derecho nace un sendero que nos conducirá en 10 minutos hasta la torre.

PRECIOS

720 1 - 4 PAX
  • Guía oficial acreditado - 8 horas
  • Transporte privado con chófer y con A/C
  • IVA 21% (incl.)
  • Entradas a monumentos
  • Comidas y/o bebidas
780 5 - 15 PAX
  • Guía oficial acreditado - 8 horas
  • Transporte privado con chófer y con A/C
  • IVA 21% (incl.)
  • Entradas a monumentos
  • Comidas y/o bebidas

VALLDEMOSSA

Valldemossa

Valldemossa es probablemente uno de los pueblos más bonitos de Mallorca.

Un pueblo rodeado por olivos, almendros y algarrobos donde podréis encontrar las cerámicas de Santa Catalina Tomàs en todas las casas y negocios , degustar la Coca de patata y visitar la Cartuja de Valldemossa, su edificio más emblemático.

SÓLLER

Sóller

Es uno de los municipios más pintorescos de la Serra de Tramuntana. Famoso por sus naranjas y por ello se conoce como el “Valle de las naranjas”.

Tres de sus mayores atractivos son los edificios modernistas, el tren y tranvía de 1912 y la fiesta de Es Firó.

DEIÀ

Deià

Con su imagen bohemia y pintoresca, es uno de los rincones con más encanto de Mallorca.

El pueblo se encuentra apostado en los pies de una ladera con vistas al mar. Este hermoso pueblo no ha pasado desapercibido para artistas, escritores y creativos que han decidido alojarse en Deià y buscar allí su fuente de inspiración.

FORNALUTX

Fornalutx

Fornalutx fue el primer pueblo mallorquín en entrar en la lista de Pueblos Bonitos de España.

Este pequeño municipio de la Serra de Tramuntana es una parada imprescindible para los amantes de la montaña y la naturaleza.

GALERÍA DE IMÁGENES

ITINERARIO

La visita empieza en Palma desde donde nos dirigiremos hacia Valldemossa, ya desde la carretera podremos contemplar la maravillosa naturaleza que la Serra de Tramuntana nos ofrece. Una vez allí, daremos un agradable paseo por sus calles y callejuelas empedradas y visitaremos la iglesia parroquial de Sant Bartomeu y la casa natal de Santa Catalina Thomàs

En pueblo entero esta dedicado a esta santa mallorquina y en los portales de todas las casas y negocios podemos encontrar unas cerámicas con escenas de la vida de Santa Catalina.

Si os resulta interesante también podemos visitar el monasterio de la Cartuja de Valldemossa y disfrutar de un concierto de piano. Este edificio creado en el sigo XIV como un palacio real, es uno de los edificios más emblemáticos del municipio de Valldemossa. Ya en el siglo XV fue donado a los monjes cartujos y empezó a funcionar como  el Monasterio de la Cartuja. Finalmente, en el siglo XIX debido a las desamortizaciones de Mendizábal parte del monasterio fue vendido a manos privadas. Fue a partir de este momento que las celdas se abrieron a los nuevos huéspedes: artistas de todo tipo y de todo el mundo, entre ellos Fréderic Chopin se alojaron en este edificio tan importante pate la vida del pueblo de Valldemossa

No nos podemos marchar de Valldemossa sin antes haber probado una deliciosa Coca de Patata.

Después nos dirigiremos hacia Sóller, de camino nos pararemos en uno de los miradores más famosos de la isla de Mallorca (y también considerados uno de los más románticos durante la puesta de sol): Na Foradada.

Cuando lleguemos a Sóller daremos una pequeña vuelta por el pueblo. Comparándolo con los pueblos de Mallorca y los de la Serra de Tramuntana en concreto, este municipio es totalmente diferente debido a su gran aislamiento hasta el siglo XX. Con muchas relaciones e influencias de Francia, su arquitectura es única en la zona: arquitectura modernista con influencias del art nouveau

La fachada de la iglesia parroquial de Sant Bartomeu y la del Banc de Sóller son gemelas y obra de Joan Rubió i Bellver, uno de los discípulos de Antoni Gaudí.

Además, contemplaremos el tren y tranvía más antiguos de Mallorca. El tren de Sóller se inauguró en 1912 y gracias a él se terminó el aislamiento que los sollerics.

Antes de irnos hacia el puerto, podemos pasearnos por su calle principal, el carrer Lluna y probar el zumo, sorbete o helado de las famosas naranjas de Sóller.

Finalmente, iremos hacia el puerto de Sóller para terminar la visita y comer en algún restaurante con vistas al mar.

Contacto y reservas

+34 683 31 71 92

info@mallorcapremiumtours.com

Síguenos